Embarazada: levántate y corre.


Si el ejercicio y el deporte son sanos y recomendables para niños y ancianos, ¿por qué hay personas que se lo prohíben a las embarazadas?. Debe haber alguna razón que se me escapa, según la cual una mujer que queda gestante o puede estarlo ha de hacer tres cosas: pedir la baja laboral, encerrarse en casa sin hacer esfuerzos y engordar todo lo que pueda para que el bebé no se muera de hambre.

Como siempre, quizás exagero, pero es que nunca he entendido esa tendencia a recluir a la embarazada en una burbuja para aislarla de todos los peligros del mundo. Este tipo de consejos ( no te muevas, no hagas esfuerzos) no tienen ningún fundamento científico y acaban siendo contraproducentes.

En el embarazo se ha de hacer una vida lo más parecido posible a lo normal. Si estás gestando, sigues siendo una persona normal y no estás enferma. Además , el ejercicio no sólo está permitido , sino que es muy recomendable.

Toda mujer embarazada debería hacer, al menos, treinta minutos de ejercicio activo al día. Y esto no significa ir a la oficina o llevar los niños al cole. Quiere decir ponerse a caminar o nadar en la piscina o hacer bicicleta estática o algo similar. Y si alguien se siente con fuerzas para hacer más, lo puede hacer, sin pasarse.

Hemos de tener en cuenta que el cuerpo está cambiando y hay una tendencia a ganar peso. Esta ganancia no debe exceder un kilo al mes. Pero si restringimos el ejercicio físico, por mucho cuidado que tengamos  con la dieta, el incremento de peso será mucho mayor. Por eso es bueno mantener la actividad y compensar esa tendencia al sobrepeso que no es nada positiva de cara al parto.

Pero hay más razones. Una madre en buena forma, es una madre que tiene mejores condiciones para un buen embarazo y un buen parto. Ejercitando la pelvis, favorecemos que los huesos de la cadera se adaptan mejor al encajamiento fetal. Una pared abdominal y un suelo pélvico fuertes ayudarán a pujar en el parto y un cuerpo sano estará mejor preparado para aguantar el enorme esfuerzo que supone parir. Y además el consabido “mens sana in corpore sana”, es más cierto que nunca, ya que la madre deportista se deprimirá menos y alejará los miedos y la ansiedad que acechan.

Naturalmente que hay límites. Pero son tan sencillos como aplicar el sentido común. No conviene hacer un ejercicio extenuante que nos lleve a la asfixia. Hemos de evitar los deportes de contacto en los que haya traumatismos violentos o posibilidades de caídas. También viene dictado por el sentido común que una embarazada no hará deporte bajo un sol de justicia, no entratrá en saunas , ni practicará deportes en la nieve , ni se tirará en parapente…

Pero puestos a prohibir, yo prohibiría el submarinismo y la hípica por razones obvias. También es obvio decir que hay gestantes que no podrán hacer esfuerzos: aquellas con enfermedades del corazón, o con malos antecedentes obstétricos ,con placenta previa, con embarazos múltiples, … Estas mujeres en situaciones de riesgo, deberán hablar con su ginecólogo de los posibles riesgos que implica el deporte en su caso particular.

La natación es uno de los deportes más adecuados. Es tranquilo, seguro y permite seguir el ritmo que uno quiera. Sus efectos son beneficiosos para el dolor de espalda y fortalecen la pelvis y las piernas, donde también mejorarán la circulación y la retención de líquidos. Se puede practicar hasta el último día de la gestación ( en piscinas limpias y supervisadas). En caso de romper aguas en la piscina, sería muy extraño no darse cuenta. No es lo mismo estar mojada que notar que sale un líquido del interior de la vagina , que no deja de gotear una vez sales del agua y te has secado; pero esta ridícula creencia  es esgrimida por los enemigos del ejercicio para amedrentar a las madres que quieren estar sanas. En todo caso, si estás cumplida, sal más frecuentemente del agua, ve siempre acompañada, y mira de nadar en zonas en las que toques el fondo.

Y si no puedes ir a la piscina, o no tienes un gimnasio, nada te impide pasear, ir a la montaña el fin de semana y disfrutar de la naturaleza. Quemarás calorías y respirarás aire puro, que es algo que a todos nos va bien.

Esta es mi opinión sobre este tema. Todo ventajas para la madre que prepara su cuerpo activamente de cara a tener un buen parto. Todo problemas si nos quedamos en casa, del sofá a la cama , con alguna pausa para viajar a la despensa en busca de donut. Practicar ejercicio con moderación y sentido común es mejor que cualquier medicina, y no cuesta nada, o casi nada.

Anuncios

Acerca de DE SALUD Y OTRAS COSAS

Médico ginecólogo , interesado en salud maternoinfantil , tecnología y ciencia en general.
Esta entrada fue publicada en Embarazo, Partos, Salud de la mujer y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Embarazada: levántate y corre.

  1. Mo dijo:

    Mi ginecólogo me recomendó más o menos lo mismo que tú. Y lo que hice fue seguir con mis paseos de casa al trabajo y viceversa, lo que suponía una hora de caminata al día. Tuve suerte y un embarazo estupendo, y los paseos me sentaban de coña! Saludos!

  2. Pingback: Sobrepeso: un problema para la madre y el niño « desaludyotrascosas

  3. cristina dijo:

    yo estoy de 39 semanas y voy a la piscina… suerte de ella, porque con el veranito que hemos tenido me ha salvado de esas peazo piernas. Es el mejor sitio donde estoy y cuando sales lo notas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s