¿Qué hay de comer?

Tal y como algunos lo enfocan, una vez que una mujer sabe que está embarazada debería encerrarse en su casa a cal y canto, dejar de trabajar, de conducir, de viajar, de hacer ejercicio, de tener relaciones íntimas, de estar en contacto con niños, de hacer deporte, de bañarse en la piscina; debería expulsar de casa a sus mascotas, despedirse de su familia y amigos durante 9 meses y por supuesto: dejar de comer.

 

Los que en vez de informar se dedican a difundir el pánico nos lo han dejado bien claro: nada de carne, nada de queso, cuidado con la leche, ojo con el pescado, fuera infusiones, fuera marisco, nada de sushi y si se te ocurre tomar alguna fruta o verdura, que lleve una buena dosis de lejía, que eso sí que es sano.

 

Lo que me cuesta entender es cómo se las arreglaban las mujeres de la era pre-internet para poder tener hijos sanos y fuertes como los que construyeron las catedrales, inventaron el ferrocarril o crearon la revolución industrial. ¿Cómo ha podido la humanidad progresar tanto a pesar de esas madres irresponsables que tomaban queso e incluso se zampaban algún filete de ternera o de atún cuando la economía lo permitía?

 

Ignoro si los habitantes de las Islas Seychelles consultan asiduamente internet antes de confeccionar su menú. El caso es que cada semana se atizan unas doce raciones de pescado de media, que viene a ser como cuatro veces más de lo permitido por las autoridades de USA.

Pues bien, los niños nacidos de estas madres pescadívoras no sólo no tienen ninguna tara sino que, como ha demostrado un equipo de la universidad de Rochester, dan mejores puntuaciones en una serie de test de habilidades psicomotoras.

 

¿Y el mercurio?¿Dónde ha ido el famoso mercurio que intoxica nuestros peces?. Bueno, para empezar, no todos los pescados tienen la misma cantidad de mercurio y además los beneficios que proporciona la ingesta de pescado son tan amplios que compensan con mucho los posibles efectos tóxicos de la posible proporción de mercurio ingerida que, por por cierto,  está en todas partes. Ahora la FDA está recomendando a las futuras madres que vuelvan a comer pescado y seguramente se van a revisar los protocolos existentes.

 

Este es sólo un ejemplo de cómo se han sacado de quicio las cosas o dicho de otra manera: como lo mejor muchas veces es enemigo de lo bueno. Estamos en una alocada carrera hacia el riesgo cero. En la vida siempre hay riesgos; evidentemente no hay que ser imprudente ni exponerse a situaciones peligrosas porque sí, pero esta sacralización de la asepsia total no hace más que llevarnos a comportamientos ridículos e insanos.

 

Así, cada día recibimos a mujeres desesperadas porque no saben que hacer con la comida que hay en la despensa mientras que nos parece totalmente normal que la mayoría de ellas no estén inmunizadas contra la gripe, una pandemia que infecta a millones de personas y amenaza gravemente la vida de la embarazada y su hijo. Tampoco nos escandaliza que a madres fumadoras se les esté aconsejando seguir con dos o tres cigarrillos al día para evitar el estrés cuando la acción letal del tabaco es de sobra conocida.

 

Con la comida, como con el resto de cosas, lo que hay que hacer es aplicar el sentido común. Cuidar la calidad y la procedencia de los productos que compramos evitando aquellos que no vienen etiquetados o que se nos presentan como frescos en un mercado o en una feria pero no sabemos cómo se han elaborado puede ser una medida racional. También lo es no consumir en general los productos crudos, y esto se puede aplicar a carnes, pescados, mariscos, patés, quesos…. Cocinando bien la materia prima y conservando bien los alimentos vamos a evitar la contaminación por Toxoplasma, Listeria, Salmonella y otros gérmenes.

 

Los pescados que más mercurio contienen son los más grandes y con mayor vida: el atún, el tiburón, el pez espada y el blanquillo del Golfo de México. Pero no están prohibidos , basta con no consumirlos de manera habitual.

 

He decidido adjuntar una guía detallada de recomendaciones porque sé que este es un tema que preocupa a muchos lectores del blog, pero insisto en que lo más importante es entender que la vida ha de continuar siendo normal como lo era antes y hemos de evitar ver peligros y amenazas por todas partes porque eso nos va a hacer vivir de manera paranoica la que debería ser una de las etapas más apasionantes de una familia. Que aproveche !.

Juan Acosta Díez
Ginecólogo, Sant Cugat Del Vallès

Anuncios

Acerca de DE SALUD Y OTRAS COSAS

Médico ginecólogo , interesado en salud maternoinfantil , tecnología y ciencia en general.
Esta entrada fue publicada en Bienestar fetal, nutrición y embarazo, recomendaciones sanitarias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Qué hay de comer?

  1. Silvia dijo:

    Hola! Felicidades por el blog. He intentado acceder a la guia de alimentos de una embarazada pero no lo he conseguido. Me la podria hacer llegar por mail por favor? P volver a colgarla. Muchas gracias!

  2. Nuria dijo:

    Hola!

    Muchas gracias por todo lo que compartes en el blog, me está siendo de gran información. Sobre los alimentos que se pueden tomar y no tomar, que nos podrías decir del café? Es malo tomar el café con leche del desayuno?

    Gracias!

    • Gracias por tu comentario. No hay ningún problema en tomar un café (con o sin leche) o dos al día. Lo mismo con las infusiones. El tema es no abusar. En caso de estar en tratamiento con pastillas de hierro, no se han de tomar con la leche ya que no se absorben bien ( mejor acompañarlas de zumo de naranja).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s