Cáncer de endometrio (y 3). Tratamiento

Como dijimos en el inicio de esta serie sobre el adenocarcinoma (este es su nombre científico) de endometrio, normalmente afecta a personas de más de 50 años, la mayoría en fase de menopausia. Pero en algunas ocasiones puede ocurrir en pacientes por debajo de esa franja de edad, especialmente los de tipo II, aquellos que se comportan más agresivamente.

Naturalmente, el tratamiento pasará en la mayoría de los casos por la extirpación del útero y los ovarios. Digo la mayoría porque no siempre es así. En efecto, en mujeres jóvenes que deseen tener hijos, si la enfermedad no se ha propagado, se pueden preservar los órganos. Estas mujeres tendrán que hacer tratamiento con progesterona a altas dosis. Una vez curadas, han de quedar embarazadas lo antes posible. Después serán controladas por si vuelve a aparecer el tumor.

Lo más habitual es el tratamiento estándar, es decir la histerectomía (extirpación de útero) y ooforectomía (ovarios). Si en las pruebas realizadas, ecografías, resonancias, biopsias… se detecta un alto riesgo de metástasis, será necesario extirpar los ganglios de la pelvis y de la aorta para descartar su extensión. Los resultados de la operación nos dirán si es necesario completar el tratamiento con sesiones de radioterapia y/o quimioterapia. En la mayoría de casos no lo es y la intervención resulta suficiente para eliminar la enfermedad.

Un gran avance de los últimos años ha sido la posibilidad de operar el cáncer por laparoscopia, sin necesidad de abrir el abdomen. Al hacerlo así, la recuperación es mucho mejor, y la paciente se va antes a casa, pudiendo reemprender antes su vida normal. Esto no siempre es técnicamente posible. Siempre se ha de dejar en manos de un equipo de ginecólogos que sean expertos en manejar este tipo de intervenciones.

Cirugía laparoscópica ginecológica

En definitiva, aunque no deja de ser un cáncer con todas las connotaciones que conlleva, el de endometrio es un tumor frecuente pero con un pronóstico muy bueno en manos de un equipo con experiencia.

El mejor consejo que podemos dar es el de acudir siempre al ginecólogo en caso de presentar hemorragias muy frecuentes y anómalas. Estas hemorragias pueden tener muchas causas diferentes, normalmente de tipo hormonal. Pero siempre es necesario descartar, con las pruebas de las que disponemos, que detrás no se esté iniciando un proceso tumoral. La histeroscopia, de la que ya hablamos en una ocasión, será una herramienta indispensable para tener un diagnóstico lo más preciso y exacto.

Juan Acosta

Ginecólogo.

Acerca de DE SALUD Y OTRAS COSAS

Médico ginecólogo , interesado en salud maternoinfantil , tecnología y ciencia en general.
Esta entrada fue publicada en endoscopia, Ginecología, oncología ginecológica, recomendaciones sanitarias, Salud de la mujer, tumores ginecológicos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cáncer de endometrio (y 3). Tratamiento

  1. Me parece una explicacion excelente
    Conceptos y sencillos
    Muy bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .